¿Qué es el MIDE?

mide

METODO PARA VALORAR LA DIFICULTAD EN LAS EXCURSIONES.

Crea una escala de graduación de las dificultades técnicas y físicas de los recorridos, permitiendo clasificarlos para una mejor información.

Es una herramienta destinada a los excursionistas, para que puedan escoger el itinerario que mejor se adapte a su preparación y motivación. De este modo el MIDE es no sólo un método de información sino también una herramienta de prevención de accidentes en montaña, ya que a más información, mayor seguridad.

Su uso es libre y gratuito para el informador y sólo complementa, de una forma unificada, las descripciones, valoraciones y recomendaciones que cada autor considere oportunas.

El uso es libre y gratuito también para el informado, que debe saber que la naturaleza es más compleja que lo que un sistema de información puede valorar.

¿CÓMO SE CREÓ EL MIDE?

Dentro del marco de la campaña Montañas Para Vivirlas Seguro, se diseñó un innovador método pensado como herramienta para la prevención de accidentes en el medio natural, especialmente de montaña: el MÉTODO DE INFORMACIÓN DE EXCURSIONES, también denominado MIDE.

¿ CÓMO SE DESARROLLÓ EL MIDE?

Para determinar los aspectos de dificultad que debía considerar el método, se contó en un inicio con la opinión de 12 expertos, de siete provincias del territorio español: personas con reconocida experiencia en la programación de actividades de clubes y federaciones, guías profesionales, educadores ambientales, empresarios de turismo deportivo, autores de publicaciones de montaña y topoguías, especialistas en responsabilidad civil, y tres miembros de la junta de la FEDME. Todos ellos montañeros.

Con sus aportaciones ayudaron a determinar qué factores debería tener en cuenta un método para clasificar excursiones. Un grupo de trabajo compuesto por responsables de equipo de Montañas para Vivirlas Seguro respondió al mismo guión de la entrevista a expertos.

Una vez determinados los aspectos que se deberían valorar (severidad del medio natural, dificultad de orientación para elegir y mantenerse en el itinerario, dificultad en el desplazamiento según el tipo de camino, y esfuerzo requerido para realizar la excursión), se procedió a hacer una validación del método.

Para ello se seleccionaron 58 excursiones de distinta dificultad, duración y tipo de terreno (todas dentro del territorio aragonés), que posteriormente fueron valoradas de dos maneras diferentes por dos grupos de expertos distintos. Unos ordenaron de mayor a menor la dificultad de las excursiones que conocían en cada uno de los aspectos del MIDE, los otros utilizaron una primera versión del manual de procedimientos del MIDE para valorarlas con el método.
Se compararon las ordenaciones obtenidas con los dos sistemas y, si bien no se diferenciaban en mucho, sí se consideró hacer alguna modificación al método, obteniéndose al final de este proceso la primera versión del manual de procedimientos.